feria alternativa

El origen de la Escuela Borumbaia se remonta a principios de 2008, cuando un grupo de percusionistas de la ciudad de Valencia y alrededores deciden convertir en realidad este proyecto musical que se venía gestando desde años atrás. La formación, Combe Capelle, fue reuniendo nuevos miembros y, tomando como base los instrumentos propios de los blocos afrobrasileños, ofrecía un espectáculo de ritmos cargados de energía, destinados a convertir al público en protagonista de un vibrante despliegue de sonido. Esta experiencia motivó el nacimiento de un proyecto educativo embrionario, la Escuela Capelle, que tras un periodo de divergencias y transiciones, acabó cristalizando en lo que hoy es la Escuela Borumbaia de Percusión, que funcionaba en paralelo a Combe Capelle.

A lo largo de los años, hemos incorporado a nuestro repertorio ritmos extraídos de diversas culturas y tradiciones musicales, como la percusión afro-cubana, afro-brasileña, africana, magrebí, percusión mediterránea y diversos ritmos que derivan de instrumentos como la darbuka, el djembé o el cajón flamenco. De este modo, las rítmicas de Borumbaia se nutren de numerosas influencias musicales que van desde las más tradicionales como el samba afro o el surdo virado de Salvador de Bahía, pasando por el flamenco, hasta el reggae, el banghra o la música electrónica.

Nuestro espíritu curioso nos obliga a ir investigando en el infinito mundo de la percusión. Son muchas las personas que se han ido sumando a este proyecto que ha ido creciendo y ganando repercusión. Hoy son más de 200 personas las que componen nuestra escuela. Además de ensayar en el Centro de Arte y Percusión Pepita 17, verdadera sede y corazón de Borumbaia, hemos establecido grupos en localidades cercanas como El Puig o El Saler. Por otra parte, contamos con nuestr@s herman@s de la Escuela Borumbaia Norte, que cuenta con grupos en la zona del Alto Palancia y en Teruel. A ellas, hay que sumar todas aquellas personas que participan de forma externa en nuestros talleres y cursos en escuelas, centros de día, etc.

Pero la verdadera esencia de Borumbaia es la calle. Por ello es fácil encontrarnos en numerosos eventos y exhibiciones de todo tipo. La puesta en escena de la formación pretende, en todo momento, la interacción de los asistentes, que dejan aparcado su papel de meros espectadores, pasando a ser una parte muy importante de la diversión. Además, el carácter popular de este tipo de música hace que todos se vean involucrados en la fiesta. Son muchos los pueblos y ciudades que ya han bailado con Borumbaia en fiestas privadas, patronales, conciertos, festivales, pasacalles, desfiles, carnavales, presentaciones y todo tipo de eventos en los que siempre ha gozado de gran acogida y repercusión.

A lo largo de estos años, el grupo ha animado fiestas y eventos no sólo en territorio nacional, sino en otros países como Senegal, Francia, Italia, Holanda, Portugal o Marruecos. Borumbaia también ha apoyado a diferentes colectivos, organizaciones no gubernamentales y asociaciones de carácter social, aportando una nota de color en los acontecimientos que han llevado a cabo. En definitiva, el objetivo es siempre contagiar en cada actuación toda su energía, haciendo que, en cada ritmo, el público disfrute de una verdadera experiencia musical sin comparación; una aventura difícil de explicar si uno no se ve inmerso en medio de esa sacudida rítmica que es nuestro espectáculo de percusión.